El Viaje

Hace tiempo que venía dándole vueltas al asunto. Desde que el año pasado conocí a una persona que hizo lo mismo y me dió el gusanillo de hacer una cosa igual. Algo así como un viaje de varios meses alrededor del mundo, solo. ¿Acojona, eh?

El novio de una amiga mía decidió hacerlo el año pasado, durante 10 meses. Su itinerario, si recuerdo bien, empezaba en Tanzania, bajaba hasta Sudáfrica, India, Sudeste asiático, luego bajando hasta Australia y Nueva Zelanda, después Sudamerica para volver a Londres después… Ummm

Así que le seguía dando vueltas al asunto y conociendo a gente que había hecho algo similar. ¡hazlo! me decían todos, no te arrepentirás, ¡hazlo sólo! incluso me decían. Si no, con quien sea que te vayas acabarás peleándote en medio de ninguna parte. ¡glup!

Más tarde conocí blogs como el de Ignacio Izquierdo, que dio una vuelta al mundo en unos 18 meses. Ahí es nada. Lee su periplo. Mira sus fotos en flickr, son una pasada. Miré y miré y vi que había más gente que lo estaba haciendo, así que me dije: ¿Por qué no?

No es algo que decida así a bote pronto. Llevaba ya un tiempo un tanto harto de Londres, de hacer un cambio (maldito tiempo en UK). La salsa es lo que me mantenía aquí contento. Cansado del trabajo, de estar apagando fuegos todo el rato, de hacer las mismas cosas. En fin, llevado por la corriente, queriendo cambiar algo pero sin saber como. Supongo que os habréis sentido así alguna vez, ¿no? Así que al final me atreví a hacer algo, no inesperado, pero algo.

En septiembre dejé mi trabajo con la idea de hacer un viaje similar. De poner un poco en pausa mi vida profesional y hacer una pausa, un gap year, como aquí hace mucha gente. Mi plan inicial es estar en Londres un par de meses preparando el viaje para luego embarcarme en la locura esta. Vamos a ver qué tal sale esto.

El plan, grosso modo, es el siguiente:

  • Volar a Hong Kong.
  • Visitar el sur de China.
  • Visitar Vietnam, Camboya y Tailandia.
  • Moverme hacia el sur por Malasia, Singapur e Indonesia.
  • Visitar Australia, la parte este.
  • Visitar Nueva Zelanda.
  • Saltar a EEUU y hacer un road trip.
Todo esto, como se dice en inglés, hay que tomárselo con un pinch of salt, ya que los planes cambian, el itinerario cambiará y habrá algunas cosas que no pueda ver (o no quiera ver) y al final acabaré haciendo algo diferente. Pero, el trazado, el esqueleto es ese más o menos.
Ahora mismo me encuentro en la fase de planificación: vuelos, vacunas (que merecen una entrada propia en este blog), preparativos, visados, seguros, y bueno, lo principal (a parte del dinero), echarle cojones al asunto. :-)
Bueno, está bien por el momento. Ahora vamos a seguir planeando. Estén atentos a sus pantallas. Más por llegar.

non stop

He estado casi sin parar desde que llegué a Brighton. Dos cosas son interesantes de comentar aquí:

Concierto de Depeche Mode en Londres

Vinieron un par de amigos de visita el viernes 30, entre ellos Yamuza, el incombustible fan de depeche mode ;) para ir a ver los conciertos del día 2 y 3 de abril. Se agradece una visita así. Después de unas llamadas a la oficina de wembley (por cierto, muy caras las llamadas), arreglé para recoger las entradas en la taquilla el mismo día del concierto, ya que no me las habían enviado por correo a pesar de que decía que sí (un poco desastre). Mi amigo venía con la incertidumbre de poder ver el concierto, pues las entradas las compró otro amigo suyo que al final no pudo venir por cambiar de trabajo. Una pena. Pero al final sí las pudo recoger y asistió al concierto.
Wembley stadium al fondoFuimos al wembley arena y nos encontramos con que habían cambiado casi todo, al menos desde la última vez que visité el complejo de wembley. Para empezar, el estadio era el nuevo, el que albergará los juegos olímpicos de 2012 y el wembley arena también ha sido cambiado. Ahora, la parte de atrás es la frontal. curioso.

En el primer concierto no me llevé la cámara de fotos, así que esperaré a que Yamuza me envie las suyas. Preferí disfrutar del concierto. La verdad es que muy bien. La gente muy tranquila, estabamos en segunda fila, justo a la izquierda del escenario, en la parte donde se coloca Martin Gore. El concierto estuvo entretenido y ellos estaban bastante entregados.

En el segundo día, sí me llevé la cámara y pude hacer algunas fotos bastante guapas. Esta vez nos colocamos a la derecha de la pasarela dónde se suele adentrar Martin y Dave.

esperando al concierto Martin GoreDavid Gahan

Podéis ver todas las fotos del concierto tanto en el set que tengo en flickr (todas las de la gira) como por las etiquetas para ver las de Wembley.

Viaje a Dublín

Y de ahí, el martes 4 me piré a dublín con un vuelo de estos baratos de Ryanair. Me fui con Aurelio, que me dió un susto el mismo día que nos íbamos. El tema era que nos encontrabamos en el aeropuerto de Gatwick, yo viniendo de Londres y él de Brighton. Lo que le pasó es que cancelaron el tren que iba a coger,así que el siguiente le daba margen 0 para poder facturar, ya que el tren se suponía que llegaba a la misma hora exacta en que ryanair cerraba la facturación del vuelo. Así que resignado a irme sólo a Dublín, facturé y ya pensaba en qué iba a hacer por esas tierras. Afortunadamente, el tren llegó 3 minutos antes y pudo facturar en el mismo momento en que cerraban la facturación. Increible.

Llegamos a Dublín un poco confusos porque no entendíamos al conductor del autobus (vaya inglés con acento que hablaba) y nos fuimos al hostal Avalon House, dónde pasamos dos noches. Bastante bien el hostal. Una vez que descansamos algo, nos pusimos en marcha para conocer la ciudad. Lo que descubrimos es que es bastante cara, como Londres quizás, pero como está en el €, pues te das cuenta en seguida de cómo de cara están las cosas. Así que nada, a comer de barato, jeje.

La cuidad no tiene mucho que ver, así que hicimos el recorrido típico, incluyendo la Fábrica de cerveza Guinnesss. La verdad es que la fábrica de cervezas (Guinness Brewery) no tiene mucho de especial, ya que no te llevan por la verdadera fábrica, sino que por una especie de museo que vale muy caro entrar (14€ normal, 9€ para estudiantes).

Pero, si quieres un truco, cuando entres en la parte de la visita, hay unas escaleras mecánicas que tienes que subir y llegas a una sala donde a la izquierda está la tienda Guinness, en el centro está la cola para pagar y entrar en la fábrica y a la izquierda está la salida. Bien, pues si te vas a la salida, y en vez de coger el ascensor, coges las escaleras para el primer piso, puedes entrar en la fábrica por la patilla y evitarte pagar el impuesto revolucionario de entrada, qué sólo te vale para pillar una pinta de guinness.

Lo más chulo de la visita es el Gravity Bar, dónde puedes ver una vista cojonuda de Dublín y dónde degustas la pinta de Guinness (si es que te gusta ese tipo de cerveza).

En fín, a parte de eso, dimos varias vueltas por Dublín, vimos lo típico (Trinity College, O’Connel Street, Temple Bar, etc) y acabamos supercansado de patearnosla. No está mal para dos días y un vuelo relámpago a Dublín.