Primer destino, Hong Kong

Ya tengo un trazado para un itinerario y ya tengo una fecha de salida. Inmerso en los preparativos (léase: Acojonado preparando el viaje, pensando en las 1000 cosas que me pueden hacer falta, y en cómo voy a hacerlo…) me doy cuenta de que me queda un mes exacto para la partida. El día 13 de diciembre tomo un vuelo para Hong Kong, que usaré como punto de partida a la vez que zona de descompresión del jet lag.

El plan, hasta ahora, es el siguiente:

  1. Hong Kong.
  2. Entrada en China. Un par de semanas, visita a Guilin.
  3. Entrada en Vietnam y recorrerla de norte a sur.
  4. Entrada en Camboya y recorrerla hasta la frontera con Tailandia.
Hasta ahí voy a leer ahora!
Ya dispongo de un visado para Vietnam y en un par de horas tengo una cita con el servicio de visados para China con el que espero conseguir una visa de un mes (previo pago de £54 del ala, claro está). El visado para Vietnam hay que conseguirlo con antelación, al igual que el de China. Después de tener el visado de China, intentaré tener el visado para Tailandia, ya que si lo consigues de antemano lo puedes tener con validez de 60 días y 3 entradas en el país (Si llegas a la frontera sólo tienes 15 días y si quieres estar más tienes que salir del país y volver a entrar). A partir de ahí ya veremos.
Paso a paso.
Todos los días me despierto pensando: ¿Estás preparado para un viaje de varios meses? 

El Viaje

Hace tiempo que venía dándole vueltas al asunto. Desde que el año pasado conocí a una persona que hizo lo mismo y me dió el gusanillo de hacer una cosa igual. Algo así como un viaje de varios meses alrededor del mundo, solo. ¿Acojona, eh?

El novio de una amiga mía decidió hacerlo el año pasado, durante 10 meses. Su itinerario, si recuerdo bien, empezaba en Tanzania, bajaba hasta Sudáfrica, India, Sudeste asiático, luego bajando hasta Australia y Nueva Zelanda, después Sudamerica para volver a Londres después… Ummm

Así que le seguía dando vueltas al asunto y conociendo a gente que había hecho algo similar. ¡hazlo! me decían todos, no te arrepentirás, ¡hazlo sólo! incluso me decían. Si no, con quien sea que te vayas acabarás peleándote en medio de ninguna parte. ¡glup!

Más tarde conocí blogs como el de Ignacio Izquierdo, que dio una vuelta al mundo en unos 18 meses. Ahí es nada. Lee su periplo. Mira sus fotos en flickr, son una pasada. Miré y miré y vi que había más gente que lo estaba haciendo, así que me dije: ¿Por qué no?

No es algo que decida así a bote pronto. Llevaba ya un tiempo un tanto harto de Londres, de hacer un cambio (maldito tiempo en UK). La salsa es lo que me mantenía aquí contento. Cansado del trabajo, de estar apagando fuegos todo el rato, de hacer las mismas cosas. En fin, llevado por la corriente, queriendo cambiar algo pero sin saber como. Supongo que os habréis sentido así alguna vez, ¿no? Así que al final me atreví a hacer algo, no inesperado, pero algo.

En septiembre dejé mi trabajo con la idea de hacer un viaje similar. De poner un poco en pausa mi vida profesional y hacer una pausa, un gap year, como aquí hace mucha gente. Mi plan inicial es estar en Londres un par de meses preparando el viaje para luego embarcarme en la locura esta. Vamos a ver qué tal sale esto.

El plan, grosso modo, es el siguiente:

  • Volar a Hong Kong.
  • Visitar el sur de China.
  • Visitar Vietnam, Camboya y Tailandia.
  • Moverme hacia el sur por Malasia, Singapur e Indonesia.
  • Visitar Australia, la parte este.
  • Visitar Nueva Zelanda.
  • Saltar a EEUU y hacer un road trip.
Todo esto, como se dice en inglés, hay que tomárselo con un pinch of salt, ya que los planes cambian, el itinerario cambiará y habrá algunas cosas que no pueda ver (o no quiera ver) y al final acabaré haciendo algo diferente. Pero, el trazado, el esqueleto es ese más o menos.
Ahora mismo me encuentro en la fase de planificación: vuelos, vacunas (que merecen una entrada propia en este blog), preparativos, visados, seguros, y bueno, lo principal (a parte del dinero), echarle cojones al asunto. :-)
Bueno, está bien por el momento. Ahora vamos a seguir planeando. Estén atentos a sus pantallas. Más por llegar.